Mi síndrome de abstinencia

Mi síndrome de abstinencia

Parece increíble que durante todos estos meses de embarazo me haya decidido a escribir algo acerca de él a unos días de que termine. Digo parece mentira porque ganas me han sobrado, pero en todas ocasiones un pensamiento me frenaba, “no aburras a la peña!” .

Sin embargo ayer me animaste  a hacerlo, supongo que motivado por la curiosidad de entender la montaña rusa de sentimientos que se sufre en el proceso de fabricar una persona,  o tal vez, para que escriba cómo me siento, me desahogue y deje de darte el tostón con mis cambios de humor.

En realidad no sé de qué escribir, pero sí sé de qué NO hacerlo, ya he leído bastantes artículos sobre fabricar personas, Tu bebé semana a semana, Tu cuerpo en el quinto mes, en el sexto, en el séptimo…en la semana 32, semana 33, semana 34…, Alimentación saludable para tu hijo y tú, Ejercicios para futuras mamás, Cómo reconocer los síntomas del parto, …. en definitiva, tengo un máster convalidable en cualquier parte del planeta, tengo , creo, todo lo necesario para atender a la criatura preparado desde hace …me da vergüenza ponerlo aquí.

Lo que venía diciendo, es que no voy a escribir de todas estas cosas de las que muy bien ya han escrito, médicos, pediatras, psicólogos y futuras mamás con ganas de compartir su irrepetible y única experiencia. Jaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!!!

Irrepetible y única, !!y un pepino!!! ( cámbiese la expresión al grado soez que se prefiera, yo ya utilizo la autocensura). todas las madres durante este período somos clones, y eso es un poco deprimente si te paras a analizarlo. Es como pasar una adolescencia, nadie te comprende, no puedes hacer lo que te apetece, no te gusta tu cuerpo, crees que va a durar toda la vida, un día eufórica, qué digo un día, un instante, y al otro lloras, … Pues de único no tiene nada, si estás embarazada racionaliza, les pasa a todas.

Embarazada depre

Yo me dí cuenta leyendo uno de estos artículos acerca de cómo se siente una embarazada, cómo era posible que alguien que no me conoce describiera a la perfección lo más profundo de mis sentimientos??  Pues porque somos todas iguales, con las mismas chuflas y paranoias, y si los adolescentes leyeran más acerca de los adolescentes, contarían hasta cien antes de montar una escenita de “el mundo no me comprende y no sé cuál es mi sitio!!”

Dicho esto voy a escribir de mi síndrome de abstinencia.

No me puedo quejar de cómo han ido los 9 meses que ya acaban, sin acidez, sin mareos, un poco de retención de líquidos quizá, el bichín siempre bien en sus revisiones, y bueno, excepto un par de cólicos nefríticos de la muerte,… poco más. Pero lo duro ha sido lo que la cámara esconde, lo que el ojo no ve, jaaaa, jaaaa, jaaa, jaaaaaa …….

 

Jaaaaa, jaaaaa, jaaaa, jaaaaaaaaaa

Jaaaaa, jaaaaa, jaaaa, jaaaaaaaaaa

Es la imagen más terrorífica que he podido encontrar, traumas de la infancia. Pues eso que nadie te dice, y de lo que no he leído nada en estos meses es que ya no fumas, porque a tu peque le puede venir fatal, además si tomas la pastillita de yodocefol para que no le falte de nada, cómo vas a osar meterle todos esos productos cancerígenos y convertirle en un fumador pasivo??😦 Pues eso, que te cuesta la vida, pero consigues dejarlo ( Y encima tienes que hacerlo dando la apariencia de que no te cuesta nada, porque eres una mamá cojonu…) . Prosigo, dejas de beber, porque aunque toooodooooo el mundo te dice que una copita no pasa nada, tú has leído doscientos artículos que dicen que las embarazadas no deben beber alcohol, cero patatero, y además la matrona te lo confirmó el primer día de clase de preparación, ohhhhhhh, asique no bebes porque así si “te sale tonto”, no es por tu culpa.

Suma y sigue, ya no bebes y ya no fumas, con lo cual las fiestas pierden el 75% de interés, pero qué digo fiestas!, cualquier reunión que esté mínimamente relacionada con el ocio. Todo el mundo con su vinito, su caña, su gintonic, y tú diciendo: A mi no me pidáis nada, que tengo dos botellas de agua enteras !! Y sonríes complaciente digiriendo la cara de los demás que por un segundo reflejan claramente lo que piensan de ti, Pobre!!!, o peor, Qué aburrida!!! Y después de un rato, alguien dice, “salgo a fumar” y es cuando se te humedecen los ojitos y respiras hondo. Esta situación viene seguida de un inmenso, irrefrenable y violento cambio de humor contra tu pareja a la que odias profundamente por arruinarte los pocos momentos de disfrute de la vida, y piensas, “se va a cagar!!”

Entonces ya no eres una embarazada simpática y tierna, eres la combinación perfecta entre Belcebu, la novia de Chuky y los zombies de 28 Días después. Y tu misión es amargarle la noche para luego poder decirle: ” Pues tú al menos te has tomado tres copas!!!”

Continuamos para bingo, las fiestas que te pegabas con amig@s también se diluyen, y es que tu cuerpo ya no te sigue, ya no eres sexy, acéptalo, eres una cosa redonda a la que todos dicen, qué guapaaaaaaa……., alargando el guapa mientras piensan otro piropo creíble que decirte, y como no te sientes guapa, pues no te gusta la ropa que te pones, porque no te queda bien, bien sexy me refiero. Además en mi caso lo divertido de salir eran las risas, que sin alcohol pierden mucha gracia os lo aseguro, ( sé que no vais a hacer la prueba perros del infierno), y sobretodo sobretodo sobretodo BAILAR.

Bailar, bailar salsa, bachata, bailar la música del mercadona, bailar, bailar lo que sea. No se puede!! No se puede más de 5 segundos, porque te da un pinchazo, un tirón, se te pone la barrigocha dura, se te duerme una pierna,… es imposible, sólo puedes crear la ilusión en tu cabeza de cómo bailarías y sumergirte en una pequeña ensoñación. Y ese amigos es mi verdadero síndrome de abstinencia.

Ahora muchos estáis pensando: “Qué mentirosa!! Si las embarazadas pueden hacer ejercicio porqué no van a poder bailar??” Por favor, damas y caballeros, echen un vistazo a los ejercicios para embarazadas, incluyen colchonetas, pelotas hinchables y música relajante.

Chicas respiramos profundamente, sentimos los movimientos...

Chicas respiramos profundamente, sentimos los movimientos…

En definitiva, las mujeres que adoran bailar, tomarse sus copitas un viernes, sus cañitas con amigos un domingo, echar un cigarrito después de f.., de tomarse un café, beber cocacolas, usar tacones, .. voy a parar que lloro, que piensen detenidamente lo que les espera.

Lo bueno es que me quedan unos días, sí sí, lo bueno, aunque el culmen es el parto, es como …No quieres caldo? pues toma tres tazas!!  Y luego llegará el pequeño Cándido y se me olvidará todo lo malo que aguanté mientras lo fabricaba. Es como lo de las 72 vírgenes que les esperan en la otra vida a los musulmanes, sólo hay que tener fe, y que te den pocos puntos después de parir.

Espero no haber aburrido mucho, y ahora me voy a duchar y a embadurnar de medio kilo de nivea, que para lo que me queda ya jodería que me salieran estrías. Perdón por el taco, ya me estaba soltando, confirmación de que es hora de parar de escribir.

 

Nuestra amigaaaaaaaa

Nuestra amigaaaaaaaa

 

 

Un pensamiento en “Mi síndrome de abstinencia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s